Náuseas y vómitos en el embarazo // Hiperemesis gravídica.

Vamos a hablar sobre las náuseas y los vómitos en el embarazo, un problema muy común que afecta a muchas mujeres.

Sobre todo vamos a ver cómo se producen y cómo mitigar o incluso eliminar estos síntomas para terminar hablando de la HIPEREMESIS GRAVÍDICA, una patología que se caracteriza por náuseas y vómitos que no ceden y provocan una disminución importante en la calidad de vida de la embarazada.

 

 

Hasta un 70% de mujeres sufren en mayor o menor medida náuseas y a veces vómitos durante el embarazo.

Y cada una de estas mujeres lo sufre con distinta intensidad.

 

La mayoría de los casos son trastornos muy leves que ocurren entre la semana 5 -18 permiten hacer una vida normal hasta cuadros severos que condicionan totalmente la vida de la gestante.

 

Es muy común que desde los servicios sanitarios no se preste demasiada atención a las embarazadas cuando comentan estas molestias por considerarlas poco relevantes.  Se considera que no condiciona la salud de la gestante y el cuadro tiende a ser autolimitado.

Yo no estoy en absoluto de acuerdo con esta apreciación  ya que cuando una mujer refiere molestias debemos hacer un intento por mitigarlas. La calidad de vida de la gestante es muy importante y estos cuadros pueden empeorar gravemente la salud de la embarazada si no prestamos la debida atención.

 

No, vomitar diez veces al día no es normal.

Las náuseas y lo vómitos en el embarazo hay que tomárselos muy en serio.

Hay casos de gestantes que han decidido interrumpir su embarazo por no encontrar una solución adecuada y no ver salida a su problema, “porque no podían más” se escucha en algunos testimonios. De hecho, el aborto terapéutico se ofrece como última opción de tratamiento en los casos más graves.

Ante estos problemas son necesarias medidas farmacológicas más potentes y un equipo multidisciplinar con psicólogo incluido. El estado emocional de mujeres que sufren náuseas y vómitos durante semanas y que no ceden con las terapias está muy perjudicado y necesitan apoyo.

Y no, la sintomatología no se produce porque estas mujeres tengan inestabilidad o problemas emocionales o algún trastorno neurótico, como algunos han considerado en el pasado. No es un problema mental, aunque puede verse agravado por factores estresantes.

Hoy sabemos que uno de los principales factores causales son las anomalías endocrinas derivadas del embarazo, es una enfermedad fisiológica. Y el malestar que provoca durante largas temporadas puede derivar en problemas emocionales mientras se sufre, especialmente si hablamos de hiperemesis gravídica.

Por lo tanto debemos valorar la necesidad de intervención psicológica para evitar, entre otras cosas, el TEPT, o trastorno de estrés postraumático.

Pero ¿Qué es exactamente la hiperemesis gravídica?

 

HIPEREMESIS GRAVÍDICA

Es una patología en la que la gestante ha perdido más del 5% de su masa corporal debido a los vómitos y a la falta de ingesta.

En los casos más graves hay una incapacidad total para retener alimentos, ni líquidos. Pueden darse alteraciones analíticas y, ocasionalmente estas mujeres van a causar ingreso para reponer hidratación y  para iniciar una terapia intravenosa contra los vómitos más potente + terapia de nutrición parenteral.

 

Por qué se produce

A estas alturas ya sabemos que uno de los grandes responsables es el pico hormonal de B-HCG que se da en el primer trimestre del embarazo, durante la formación de la placenta.

 

Hay otras hormonas y factores implicados, como la subida de progesterona, la movilización de las vísceras, el enlentecimiento de los movimientos peristálticos del sistema gastrointestinal, la disminución del tono del cardias.

 

Solemos decir que las embarazadas no están enfermas, pero es cierto que tampoco están al 100%, es un estado fisiológico muy distinto al de no gestante.

Recordemos que cuando estamos tomando medicación es importante asegurarnos que la hemos ingerido, porque en estado de vómitos constantes es muy común tener anormalidades analíticas debido, precisamente a no haber metabolizado el fármaco.

Por regla general si hemos vomitado en la hora posterior a la toma oral de medicación deberemos repetir la dosis, aunque en estos casos lo más conveniente es consultar con aquel profesional que nos ha prescrito el fármaco.

 

Cómo podemos remediarlo

Medidas no farmacológicas/ complementarias o alternativas.

  • Hacer mínimo 6 comidas al día. Aunque esto es poco, realmente se debería ingerir alimentos cada dos horas y en poca cantidad para mantener los niveles de glucemia estables. Cuando el nivel de glucosa, azúcar en sangre disminuye la sensación de náusea aumenta.
  • Por las mañanas, en ayunas, los niveles de glucosa son bajos por lo que es recomendable ingerir frutos secos o galletas tipo soda, por ejemplo.
  • Hay productos con sabor a lima, limón o el jengibre que han demostrado disminuir las náuseas y vómitos de intensidad leve.
  • Vigila los factores estresantes de tu vida.
  • Prueba la acupresión en el punto P6 o neiguan y la acupuntura.

 

Recomendamos también evitar leer más de 15 minutos seguidos, trayectos largos en coche y estímulos desagradables como ruidos, luces chirriantes o ver pantallas con imágenes rápidas o inestables. Todo esto alimenta la sensación de náusea.

Tratamiento farmacológico.

Normalmente se comienza con los fármacos con los que tenemos más experiencia, más seguros y con menos efectos secundarios.

  • Vitamina B6 + doxilamina
  • Metoclopramida
  • Ondansetron
  • Corticosteroides

 

 

Si eres una embarazada que se siente identificada mi mensaje para ti es que evites caer en la desesperación, que en los peores momentos debes mirar y enfocar las cosas buenas que tienes en la vida.

Es normal y lícito pensar continuamente en lo insoportable que es esta enfermedad pero no te estanques en esta idea, te recomiendo que no te regodees en el dolor y el sufrimiento.

Si sientes que no puedes controlar más esas náuseas y vómitos acude a un profesional, ve ya a tu matrona o a un ginecólogo, o cambia si ya has ido a uno que no te da resultados porque existen muchas terapias, alternativas y distintos fármacos que te pueden ayudar.

 

Si en tu caso no estás enfermo pero tienes cerca a un ser querido que sí lo está y te preocupa, enhorabuena por haber visto este vídeo porque ahora vas a poder ayudarla mejor. Mis consejos para ti son:

  • Muéstrate disponible SIEMPRE. No sólo de palabra, es necesario que ella sienta que estás ahí cuando lo necesite.
  • Apoyo emocional.
  • Disminuir el estrés. Bien sea mediante palabras o directamente pasando a la acción ayudándola en aquellas tareas que ella cree que debe realizar sí o sí.

 

Sitios web recomendados:

Her foundation: http://www.hyperemesis.org/

Grupo de Facebook: Afectadas por hiperemesis gravídica.

 

Deja un comentario