¿En tu hospital se practica piel con piel?

La imagen de la derecha nos muestra un pecho materno tras el parto con una elevación de 3 grados respecto a su temperatura habitual.

El contacto directo del recién nacido con esta área ayuda a su termorregulación convirtiéndose en una extraordinaria incubadora.

Los recién nacidos necesitan esa fuente de calor para mantener su energía al salir del útero de su madre

 

1366_2000

Aquí otra de las múltiples ventajas del contacto inmediato piel con piel que no debe limitarse sólo a los nacidos por parto vaginal sino que también pueden beneficiarse la mayoría de los bebés tras una cesárea como se viene demostrando en la práctica diaria de cada vez más hospitales.

En la mayoría de las cesáreas las madres pueden ser atendidas en una sala postparto. En estos casos la matrona realiza una atención especializada en este tipo de nacimientos y se evita la separación madre-hijo durante la estancia en unidades de recuperación postquirúrgica.

Práctica clínica de calidad.