La madre de la madre

38614806_2575924869088131_3339697235712540672_n

Mientras los ojos del mundo están en el bebé que acaba de nacer, la madre de la madre ve a su hija, recién convertida en madre.

El papel de abuela puede esperar, porque es su niña quien llora, con sus pechos doloridos.

La madre de la madre frota ropa manchada de caca, barre el piso, asegura un almuerzo. Compra camisones con botón lava sábanas sucias de leche y sangre. Sabe lo duro que es volverse madre.

En el silencio de la madrugada, piensa en la hija, despierta. ¿Cuántas veces ha sido? ¿Aguantará la mañana con una sonrisa? y le lleva algo caliente y su postre favorito y puede ver todo lo que le pasa a su hija, a la nueva madre, mejor y antes que nadie.

Ocupada, la madre de mamá sufre en silencio. En cada elección de su hija, recuerda las propias.

Delante de la nueva madre, nuevo bebé, mucha leche y tanto regazo, cuestiona todo lo que hizo, hace tiempo. Tiempo que no vuelve.

Si hoy es lo que se tiene, entonces hoy es lo que es. Mira a los ojos, trae pan y café con leche . Ese es el regazo, esa es la leche ahora . Aquí y ahora, presente.

La madre de mamá ayuda a su hija a volar. Cuida todo lo que está en sus manos para que se reconstruya, descubre su nueva identidad. Ahora es madre, pero siempre será su hija.

Toda madre recién nacida necesita el cuidado de otra mujer que entienda lo frágil que es este momento. La madre de la madre puede ser una hermana, suegra, amiga, vecina, tía, abuela, cuñada, conocida. El hecho es que el puerperio necesita unión femenina, de esa comprensión que sólo otra madre puede tener. Tribu femenina pero sobre todo y si es posible “a mamá” a la madre de la nueva madre.

– Autor Desconocido –
Imagen Liz Cook

Verano: Mosquitos, shock térmico y golpe de calor.

Tips para evitar problemas en el embarazo durante el verano

En esta época vamos a disfrutar sin olvidar prevenir los efectos negativos del sol.

Golpes de calor

Las medidas preventivas del conocido como golpe de calor o shock térmico son muy fáciles de conocer cuando utilizamos el sentido común (estas precauciones también son aplicables al resto de animales)

A veces resultamos aburridos con el mismo discurso tooodos los años sobre cómo prevenir y aún así son numerosas las personas que llegan durante los meses de verano a centros de salud y hospitales con esta sintomatología.

Recordemos que nuestro organismo constituye una maquinaria excelente, aunque tiene sus limitaciones. Cuidemos nuestro cuerpo ante condiciones ambientales adversas como son las altas temperaturas.

 

Picaduras de mosquitos.

No todos los mosquitos son iguales, diferentes mosquitos diseminan distintos virus en diferentes momentos del día.

REPELENTES SEGUROS Y EFECTIVOS:

  • DEET
  • PMD (Permetrina)
  • Icaridina

Por el contrario, no hay evidencia para recomendar los anti-mosquitos eléctricos, las pulseras repelentes o la ingesta de hierbas.

Sabemos que los agentes repelentes químicos conocidos son incapaces de proteger a una distancia superior de 4 centímetros del lugar donde se ha aplicado.

El efecto de la citronela es muy limitado, al igual que el de los aceites botánicos cuya efectividad es inferior al DEET o la PMD.

 

MODO DE USO:

Los repelentes químicos deben aplicarse en áreas expuestas, no por debajo de la ropa.

La reaplicación frecuente no es necesaria.

Si lo vamos a usar al mismo tiempo que una crema con protección solar debemos aplicar en primer lugar el protector y después el repelente.

Para evitar el contacto accidental con los ojos es buena idea lavarnos bien las manos tras su aplicación.

El DEET aplicado sobre la piel no presenta riesgos para el feto en desarrollo. Se han visto efectos de toxicidad con muy altas dosis (por inhalación masiva o ingesta del producto).

 

LA PROTECCIÓN MÁS EFECTIVA:

Evitar zonas endémicas.

Usar barreras físicas en zonas de alto riesgo: Ropa que cubra brazos y piernas. Redes mosquiteras.

Aplicación de Permetrina en la ropa, no sobre la piel. (Dura varios lavados)

Aplicación de DEET sobre la piel a una concentración no inferior a 20%

 

PARA BEBÉS MENORES DE 2 MESES:

  • No usar DEET ni otros químicos repelentes.
  • Ropa que cubra brazos y piernas.
  • Uso de redes mosquiteras.

 

Todas estas precauciones son especialmente relevantes en zonas endémicas de virus Zika, Chikunguya, dengue o virus del oeste del Nilo.

Fuentes: CDC, Enviromental protection agency, Agencia de Protección Ambiental (EPA).

 

Esta es la historia de porqué no quería un parto en casa

Hoy os dejo un testimonio de un embarazo y parto que me emocionó cuando lo leí, así que he pedido permiso para publicarlo en nuestra web. Aquí va: Os voy a contar una historia, de esas que cuento a veces. Esta es la historia de Por que NO quería “Un Parto en casa”. El día […]

Edad ideal para tener hijos

¿Cuál es la edad idónea para tener hijos? Esta es una cuestión que puede responderse desde distintas perspectivas,  biológica o reproductiva, sociológica y psicológica. Como matrona, os voy a hablar de la mejor edad para tener descendencia desde la perspectiva reproductiva, o dicho de otra forma, el rango de edad donde un embarazo, parto y … Leer más

¿Queremos ser madres?

 

Cuando llegamos a una edad, es común preguntamos si queremos ser madres

Sabemos que llegará un día en el que no queden ovocitos sanos para ovular, que llegado un momento no nos será tan fácil conseguir embarazo y si no lo pensamos nosotras no faltará alguien que nos lo recuerde.

Diariamente aparecen en consulta mujeres que han decidido buscar embarazo. Lo preocupante es que en algunos casos no lo quieren realmente y ni siquiera son totalmente conscientes de ello. Su ilusión por tener un hijo viene motivada por otros factores distintos al verdadero  deseo de ser madre.

Y a veces nos encontramos con mensajes tipo:

Me han informado que si quiero ser madre biológica no puedo retrasarme, pero no tengo trabajo estable, estoy comenzando con mi pareja…

Sí, he decidido quedar embarazada. ¿En algún momento tendría que ponerme no?

En otros casos, amigos, conocidos y familia, el entorno social tienen unas expectativas y algunas mujeres quieren cumplirlas.

Hay ocasiones que la pareja desea fervientemente tener hijos y ella cede a estos deseos.

A veces, la decisión de tener hijos está condicionada por el punto en el que se encuentra una relación de pareja, hay quien opina que tras años de relación se encuentran en un punto muerto y es necesario cambiar algo o tener un hijo.

 Llevamos ya un tiempo juntos en los que no hay entusiasmo, es una vida monótona, tenemos que dar un salto en la relación.

Algunas mujeres lo deciden de forma unilateral y optan por quedar embarazadas sin el consentimiento de su pareja esperando evitar el abandono de su amante con la llegada de un hijo. Sí, aunque suene muy rocambolesco y a escena de telenovela existen estos casos.

Hay personas que lo hacen para asegurarse una vida sin soledad. Los hijos no te abandonan, piensan y ellos van a vivir al menos hasta el final de mis días.

 

En todos estos casos existe un uso de la maternidad en forma de herramienta, como un medio para obtener un fin. Estos ejemplos describen situaciones en las que la decisión de ser madre no está basada en el deseo intrínseco de serlo sino en base a conseguir algo más.

Es importante ser honestas con nosotras mismas y conocer qué nos ha llevado a tomar una decisión.

Cuando hablamos de consecuencias no me refiero únicamente al hecho de ser una madre arrepentida, que es uno de los posibles efectos colaterales.

Parte de estas visiones negativas y pobre adaptación a la maternidad vienen por el origen del deseo de ser madre, que actúa, entre otras muchas causas, como factor predisponente.

 

Madres arrepentidas las hay, no se trata de que esta generación sea más egoísta o inmadura, siempre ha existido este lamento y ahora se ha perdido en parte el tabú para decirlo abiertamente. Son más visibles.

Aparecen en consulta, en medios, redes sociales, madres arrepentidas. En muchas ocasiones no lo confesarán abiertamente, dependerá del círculo de personas y de la comodidad que sientan en el momento de expresar este sentimiento porque quien no les entiende les etiqueta de personas egoístas, trastornadas o débiles.

Y aparecen mensajes del tipo:

¿Era esto lo que quería?

Me arrepiento de haber tenido hijos, aunque los quiero.

Adoro a mis hijos con locura, pero me arrepiento de ser madre.

Si pudiera volver atrás no sería madre. Tengo razones para odiar a los niños.

Es una penitencia y una responsabilidad que si pudiera volver atrás no asumiría.

Son madres y padres desesperados, defraudados, irrealizadas o simplemente aburridos. Pueden pasar inadvertidas, como madres bien adaptadas y felices, madres que se esfuerzan en la crianza de sus hijos. Aunque a veces debajo de esa superficie exista una historia de incomprensión y arrepentimientos.

Porque quizás han sido presionadas a la maternidad para después desembocar en el vacío y la soledad.

 

Madres tóxicas

Otra de las consecuencias que se pueden observar por esta falta de deseo es llegar a convertirnos en un tipo de madre tóxica. Sí, existen en el mundo este tipo de madres.

Se trata de mujeres muy egoístas o infantiles  que filtran el mundo a través de su necesidades. Mujeres con amargura cuya vida no se parece a lo que esperaban, profundamente infelices, que usan a sus hijas proyectando en ellas su insatisfacción. Hay diferentes formas de madres tóxicas, pero todas incluyen manipulación y falta de empatía.

Para evitar convertirnos en uno de esto tipos de madres debemos asegurarnos cuáles son nuestros verdaderos deseos.

Normalmente cuando una mujer realmente quiere ser madre tiene pocas dudas al respecto.

A pesar de no tener todos los factores a favor sienten que ya están listas, desean y sueñan con serlo. Piensan en el hijo que tendrán en sus brazos, por el que entregarán muchas cosas, incondicionalmente y este deseo suele ser más potente que el razonamiento sobre si las circunstancias son o no las óptimas.

 


Este contenido se sitúa dentro del formato reflexión, diferente a otros posts basados en evidencias. Para escribirlo he tomado en cuenta algunas de las experiencias en mi práctica diaria ;)

 

 

 

 

 

Guía jurídica de lactancia materna

Un documento de 24 páginas para poder defender tus derechos como madre lactante. Preguntas y respuestas acerca del amamantamiento y la conciliación en el contexto laboral. Guía Jurídica de Lactancia Autoras: Rosario Carmona Paredes y María del Carmen Gómez Cerdán, profesora y estudiante de Clínica Jurídica de la Universidad Miguel Hernández de Elche  y con la Asociación La … Leer más

Reescribiendo los códigos masculinos

Las mujeres están cambiando en Chile y no cabe duda de que el discurso público sobre ellas ha mutado en poco tiempo. Esa situación también está teniendo un impacto en sus pares, y comienza a manifestarse, no tan lentamente, un nuevo tipo de masculinidad que desafía a las de las generaciones previas, o al menos … Leer más